Lavado y secado de las prendas

Todas las prendas de vestir se deterioran con el lavado, por ello, persiguiendo siempre la durabilidad de nuestro vestuario, recomendamos dedicar atención y cuidado en este proceso.

Las prendas de punto deben ser cuidadas de un modo especial, aunque normalmente nuestros hilados, a no ser que especifiquemos lo contrario, pueden lavarse en lavadora, no es el método que más recomendamos porque la prenda en la lavadora sufre y se deforma.

Un barreño de agua tibia con un poco de jabón neutro, sigue siendo el mejor método para lavar prendas de punto.

Sumergimos la prenda en el barreño, y la empapamos bien de forma que el agua con el jabón penetre bien en el tejido, la dejamos en remojo unos 5 minutos, no es necesario más tiempo, después sacamos, escurrimos y enjuagamos en agua limpia (si nos gusta el suavizan podemos añadir un poco) y volvemos a sacar y escurrir.

 

La forma en que debemos escurrir la prenda es apretándola, nunca retorciéndola pues también así podemos deformar el tejido.

Una vez hemos eliminado toda el agua que hemos podido con las manos, debemos eliminar aún más el agua sobrante. Para ello, envolvemos la prenda en una toalla extendida a modo de “burrito” mexicano y presionar sobre el rulo para absorber la mayor cantidad de agua posible.

Ya solo nos queda colocar para el secado: siempre en plano y nunca al sol.

Truco: Si tu diseño tiene forma (redondeada o en pico) en las liguillas, debemos remarcarla tirando del tejido con suavidad y con la prenda húmeda. De esta manera secará con la forma adecuada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *